Apuñala a su exnovia y persigue a los testigos con un cuchillo

Antes de autolesionarse y tirarse al río para huir de la policía, el presunto agresor persiguió con un cuchillo a los testigos que intentaron parar, sin éxito, la agresión machista.

Apuñala a su exnovia y persigue a los testigos con un cuchillo
El joven fue detenido por los agentes de la Policía Local después de haberse tirado al río Ebro | Policía Local de Logroño

A pocas horas de que se iniciara el Día Internacional de la Mujer, la lacra de la violencia de género ha vuelto a desatar la indignación de la sociedad, esta vez, en Logroño. A plena luz del día, en el parque del Ebro, situado en el corazón de la capital riojana, una joven de 25 años ha sido apuñalada a manos de su expareja, de 20, en reiteradas ocasiones.

Persiguió a los testigos con el arma

En torno a las 16:30 de la tarde, la policía local recibió la llamada de varios testigos que habían presenciado un forcejeo en la vía pública entre un hombre y una mujer. Al recriminarle a él su actitud violenta, el joven le asestó dos puñaladas a la chica. Ante esta situación, los testigos intentaron proteger a la víctima y parar, sin éxito, la agresión machista. Fue entonces cuando el joven los persiguió con el arma blanca, para después regresar al lugar en el que se encontraba herida la mujer y continuar asestándole tres puñaladas más en distintas partes del cuerpo. 

El detenido se tiró al río

Cuando la policía local llegó al lugar indicado por los testigos, se encontró a varios peatones atendiendo a la víctima y localizó al presunto agresor en una pasarela peatonal sobre el río. Aunque el joven amenazó con autolesionarse con el cuchillo y se tiró al río tratando de huir, finalmente fue detenido por los agentes. Los dos han sido trasladados al hospital. Él con heridas autoinfligidas en el cuello, sin mayor importancia y de carácter leve, y ella con heridas de arma blanca en el cuello, la espalda, el abdomen y las manos. Por el momento, se desconoce la gravedad del pronóstico de la víctima. 

Una agresión premeditada

El ataque se ha producido después de que la pareja, que rompió su relación hace apenas unos días, se hubiese citado en el parque para hablar. Ella, sin embargo, había decidido poner fin definitivamente a esta relación. Fue su negativa a volver con él, lo que desencadenó la ira del agresor. Los agentes creen que el ataque pudo ser premeditado. No obstante, no constan denuncias previas por violencia machista ni medidas de protección en vigor. 

publicidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here