Ante el repunte de criminalidad, Barcelona dice basta

La capital catalana pide menos multas y más penas de prisión para los delincuentes multireincidentes. Colau reclama la colaboración de la justicia.

Ante el repunte de criminalidad, Barcelona dice basta
Ada Colau y Eduard Sallent, comisario jefe de los Mossos d'Esquadra

La Junta de Seguridad de Barcelona ha acordado este viernes iniciar un paquete de ocho medidas para combatir la reincidencia de los ladrones que han disparado las cifras de robos con violencia y hurtos en la capital catalana.

El principal objetivo de este acuerdo entre Ayuntamiento de Barcelona y Generalitat es frenar la reincidencia y, de este modo, acabar con el continuo crecimiento de delincuencia en la capital catalana. «Hay que dar respuesta a la reincidencia porque esto no puede esperar más», ha declarado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que ha reclamado la colaboración de la justicia.

En este sentido, los últimos datos ofrecidos por las administraciones afirman que la delincuencia, en términos generales, ha aumentado un 9% en el primer semestre del año en Barcelona y, concretamente, los robos con violencia un 35%.

Reforma judicial

Colau cree que la reincidencia tiene origen en el trato judicial que se da a este tipo de robos (carteristas, ladrones de relojes, bolsos, etc.), por eso, ha pedido que se abra un debate entre los diferentes grupos políticos sobre cómo tratar judicialmente a este tipo de delincuentes. Es más, cree que este trato da una sensación de impunidad que les motiva a seguir delinquiendo.

Por este motivo, y una vez se constituya el nuevo Gobierno español, pide que se abra el debate sobre si hay que hacer esa reforma judicial que castigue de forma tajante y por la vía penal a los delincuentes multireincidentes.

Combatir el “top manta”

El gobierno municipal admitió durante la junta la posible y más que probable vinculación entre los manteros y la inseguridad. Por eso, otra de las medidas propuestas ha sido la intervención integral del “top manta”. Es la primera vez que el gobierno de Colau vincula la inseguridad con la venta ambulante ilegal aunque, eso sí, se añadirán a la policial, actuaciones de carácter social.

Según los comerciantes de Barcelona, el “top manta” ha alimentado la inseguridad en la ciudad, en la medida en que se ha dado la imagen de que «todo estaba permitido» y de la falta de recursos policiales. La intención es desalojar las zonas más conflictivas y, por lo tanto, más pobladas, como ya hicieron con el vestíbulo de Renfe de Plaza de Catalunya, donde llegaron a acumularse más de cien vendedores cada día colapsando accesos y salidas de evacuación.

Otras medidas

Otros acuerdos han sido el refuerzo de los Mossos, anunciado el miércoles por el conseller de Interior, Miquel Buch, la convocatoria de nuevas promociones de la Guardia Urbana, la reapertura de la comisaría de Mossos de plaza de Catalunya y el encargo a los agentes de reforzar la investigación de las bandas dedicadas a los hurtos.

Este conjunto de propuestas, para las que también exigen una respuesta judicial, pretende potenciar la investigación policial y atacar de raíz varios ámbitos clave: el distrito de Ciutat Vella, los hurtos, los narcopisos, la delincuencia en zonas turísticas, las agresiones sexuales en lugares de ocio y los tirones.

A la Junta de Seguridad Local también ha asistido el nuevo teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, y la nueva gerente de Seguridad y Prevención del Ayuntamiento, Maite Casado, además del director de los Mossos d’Esquadra, Andreu Martínez, el de Administración de Seguridad, Jordi Jardí, mandos de los cuerpos policiales y de emergencias que actúan en la ciudad y la jueza decana de Barcelona, Mercè Caso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here