Albert pensó en quemar a Pedro días antes del crimen

Visiblemente afectado, un agente ha confirmado que, 15 días antes de la muerte de Pedro Rodríguez, Albert le preguntó cómo haría desaparecer un cadáver. La respuesta que le dio fue exactamente lo que acabó sucediendo.

Albert pensó en quemar a Pedro días antes del crimen
Albert preguntó y, presuntamente, ejecutó.

El relato que se conoció este miércoles en la sexta sesión del juicio por el «crimen de la Guardia Urbana» fue entre aterrador y esclarecedor. Visiblemente estremecido y entre sollozos, un agente de la Guardia Urbana —excompañero de Rosa Peral, Albert López y muy cercano a la víctima, Pedro Rodríguez— reveló que el enjuiciado le preguntó, a fecha 16 de abril de 2017 —dos semanas antes de la muerte de Rodríguez—, cómo se desharía de un cadáver.  

Ambos, Albert y el testigo, solían patrullar juntos y hablaban de distintos temas pero, sin duda, éste le llamó especialmente la atención. Aun así, creyó que se trataba de una pregunta irónica y accedió a responderle. En ese momento, asegura el testigo, no había motivos para pensar en el fatal desenlace, por lo que respondió sin más diciéndole que «cogería el cuerpo, lo pondría dentro de un coche, le prendería fuego, lo metería en una zona de difícil acceso para los bomberos hasta que prendiese lo máximo posible». 

Justo esto es lo que se reprodujo días más tarde con su amigo Pedro Rodríguez; su cadáver apareció calcinado en el interior de un vehículo en una pista forestal cercana al pantano de Foix (Barcelona). En ningún momento, pensó que su comentario sería fuente de inspiración para cometer un crimen. 

«No soy un chivato» 

Preguntado por el Ministerio Fiscal por la conversación del 16 de abril, el testigo bajó la cabeza, tomó aire e inmediatamente después cruzó la mirada con Albert. «¿Por qué le miras?», preguntó entonces el fiscal. Sin poder mediar palabra, el agente estalló a llorar, trasladando ante las decenas de ojos que le observaban el miedo, la pena e incluso la culpa que llegó a sentir los días posteriores al crimen, al descubrir lo que había sucedido y lo peor, cómo había sucedido. 

Albert, en esos instantes que apenas duraron unos segundos, agachó la cabeza y se tapó el rostro con la mano. Ambos sabían lo que venía a continuación. Tras unos segundos de visible emoción, el testigo respondió a la pregunta del fiscal, «porque yo no me considero una persona chivata», le respondió, antes de seguir con el relato de los hechos. Nunca llegó a entender por qué Albert le preguntó de forma sorpresiva algo tan rocambolesco. Más tarde, comprendió que no había sido una pregunta irónica. 

El miedo se apoderó de él 

El testigo coincidió con Albert los días 4 y 5 de mayo de 2017, antes de conocerse el hallazgo del coche de Pedro calcinado, con un cadáver en su interior. Esos días, no notó nada extraño en su comportamiento, aunque le sorprendió que Albert hubiese perdonado a Rosa, pues recientemente, habían tenido una disputa y, además, le pareció muy raro que le hablara el día 5 por la mañana, en el gimnasio, sobre la mala relación que tenían Pedro y Rubén (el exmarido de Rosa). Esta última apreciación la contempló en su declaración a los Mossos. 

El domingo, 7 de mayo, consciente de que Pedro había muerto en las circunstancias que él había comentado días atrás con Albert, el miedo pudo con él y, a media jornada laboral, mientras patrullaba con Albert, no pudo más y fue a declarar ante los Mossos d’Esquadra.

2 Comentarios

  1. Realmente vergonzosa la defensa acérrima que haceis de Rosa Peral. Lo de Quilez ya era Vox Populi. La lástima es que haya arrastrado a todo el equipo a realizar semejante campaña de desinformación referente a este juicio. La suerte es que no sois un diario de referencia, y con esta línea editorial, dudo que algún día lleguéis a serlo. Esta claro que quien manda es el jefe…. y todo sea por mantener el puesto de trabajo.

    Todas las noticias que hay en referencia a Rosa, relatan que es una mujer fantástica, y sobretodo inocente… Os dejáis la vida por desacreditar cualquier testigo que hable mal de Rosa, que apunte a su frialdad, o que diga que los días posteriores al crimen Rosa no se mostraba apenada…. Se os olvida hablar de todos los testigos que tiran por tierra la estrategia de defensa de Rosa…(no he visto ninguna noticia del PADRE mentiroso) y para un par de testigos que apuntan algo negativo de Alberto, corréis a escribirlo exagerándolo al máximo para que parezca el malo malísimo del mundo mundial.

    No paráis de decir que se la juzga por adultera, o que si se juzgan sus relaciones sexuales… señoras y señores periodistas… mujeres y hombres con vida sexual muy activa, hay muchos …. que hayan ASESINADO a su pareja … solo ROSA … por eso se la juzga

    Suerte en vuestra cruzada…

    • Efectivamente tiene razón en una cosa (en una sola cosa) no somos un medio de referencia. Quizá por eso podemos escribir con libertad, y en cualquier caso todo el equipo de este medio de comunicación, desde la dirección a los redactores, subscribimos las informaciones publicadas. Muchas gracias por leernos y expresar libremente su opinión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here