Al menos 60 muertos en el doble atentado del aeropuerto de Kabul

La amenaza sobre la zona del aeropuerto de Kabul podría acelerar todavía más la salida de la coalición internacional en un momento en el que, precisamente, sería vital su injerencia para proteger a la población civil.

Al menos 60 muertos en el doble atentado del aeropuerto de Kabul
Fuentes del Ministerio de Salud afgano han confirmado el deceso de, al menos, 60 personas en los ataques terroristas | Twitter

Dos explosiones han sacudido la capital afgana durante la tarde del jueves y se han cobrado la vida de, al menos, 60 personas. Poco antes de las 16:00 (hora peninsular) se ha registrado el primer estallido en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional Hamid Karzai de Kabul. Según la declaración de varios testigos, un terrorista suicida se habría hecho explotar en una zona cercana a Abbey Gate, una de las principales puertas de entrada a las instalaciones aeroportuarias donde a esa hora se concentraban centenares de personas pese a la alerta de atentado terrorista emitida por varios miembros de la OTAN. 

La segunda explosión se ha producido con apenas unos minutos de diferencia y a escasos metros de la primera, en las inmediaciones del Hotel Baron, lugar de encuentro y alojamiento de colaboradores estadounidenses y británicos que estarían esperando a ser evacuados. Esta segunda explosión, que los Estados Unidos atribuyen al ISIS-K, se ha perpetrado con un coche bomba. El portavoz del Pentágono, John Kirby, ha confirmado que entre las víctimas mortales de este segundo ataque hay una decena de marines estadounidenses, así como un número todavía indeterminado de civiles afganos. Fuentes del Ministerio de Defensa han confirmado que no hay bajas ni heridos entre los militares españoles desplegados en el aeropuerto de Kabul. 

Condenados a muerte

Este doble atentado terrorista deja patente que todos los colaboradores de la coalición internacional son, a partir de este momento, objetivo directo de los yihadistas. Fiscales, periodistas, intérpretes, traductores, activistas de derechos de las mujeres, personal del gobierno afgano y demás colaboradores que hayan trabajado para algún país miembro de la OTAN, ven cada vez más lejos la posibilidad de abandonar un país controlado ya en su totalidad por los talibanes. No obstante, permanecer dentro de las fronteras del estado asiático los abocará a una ejecución casi segura. 

Al margen de este atentado, que paradójicamente el nuevo régimen en el poder ha condenado enérgicamente, los talibanes venían mostrando ya en las últimas horas una actitud hostil ante la posibilidad de que Occidente continuara con las evacuaciones masivas de decenas de miles de civiles más allá de la fecha límite impuesta para su retirada: el martes 31 de agosto. Después, el cierre será total. 

publicidad

Un atentado anunciado

Desde la madrugada del jueves Estados Unidos, Reino Unido y Australia advertían del riesgo de continuar con los enlaces aéreos internacionales para la evacuación de colaboradores y civiles ante la posibilidad de un atentado terrorista inminente. Lamentablemente, los servicios de inteligencia no han fallado en su pronóstico. 

Ahora, la amenaza sobre la zona del aeropuerto de Kabul podría acelerar todavía más la salida de la coalición internacional en un momento en el que, precisamente, sería vital su injerencia para proteger a la población civil. 

1 Comentario

  1. El bochornoso papel de Occidente, incompetencia y cobardía. Se darán cuenta que el Islam es incompatible con la «democracia»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here