Al menos 11 niños presenciaron este año la muerte de su madre a manos de su padre

Desde que en 2013 comenzaron a contabilizarse cuántos niños quedan huérfanos tras el asesinato de su madre a manos de su pareja o expareja, la cifra asciende a 263.

Al menos 11 niños presenciaron este año la muerte de su madre a manos de su padre
32 menores han quedado huérfanos de madre durante este 2019

Las consecuencias de la violencia machista son múltiples, además de las posibles lesiones físicas, también existe un daño psicológico y moral tanto para las mujeres que son víctimas directas de dicha violencia, como para el entorno de éstas, siendo sus hijos los más perjudicados. Cuando la violencia de género llega a su extremo más trágico, provocando la muerte de la mujer maltratada a manos de su pareja o expareja, los hijos no sólo se quedan sin madre, sino que tienen que lidiar el resto de su vida con un padre asesino.

En España, en lo que llevamos de año, 32 menores de 18 años han quedado huérfanos de madre al ser éstas asesinadas por sus parejas. Once de estos menores fueron testigos del crimen. Los más recientes, dos casos registrados esta misma semana: en el triple crimen de Valga (Pontevedra) donde un hombre disparó a sangre fría contra su expareja, su excuñada y su exsuegra, los hijos de la pareja de 4 y 7 años se encontraban en el lugar de los hechos; el segundo, tan solo un día más tarde, en Ciudad Lineal (Madrid), dos hermanas de 8 y 10 años presenciaron como su padre apuñalaba en el portal de su domicilio a su madre.

Iban camino al colegio

El pasado lunes 16 de septiembre, los hijos de José Luis Abet Lafuente y Sandra B.J. de 4 y 7 años se encontraban de camino al colegio con su madre cuando el progenitor les sorprendió con un revolver —que, por cierto, había adquirido de forma ilegal— disparando a su madre, su tía y su abuela.

Los pequeños salieron corriendo del lugar del crimen, claramente huyendo de su padre, buscando refugio en casa de un vecino que salió de su domicilio al escuchar los 15 disparos que Lafuente perpetró a su expareja, excuñada y exsuegra. «Estos niños se enfrentan a un doble duelo: el duelo por la persona o personas a las que les han asesinado y, por otra parte, el duelo de ver a su progenitor asociado a esa violencia brutal, además del trauma de haber sido testigos», anticipa Raquel Castro, psicóloga infantojuvenil que trabaja con menores víctimas de la violencia de género, entre ellos huérfanos.

Carlos Sanjurjo fue el vecino que salió a por los niños, vive justo en la casa de al lado. Sanjurjo relató esta semana ante los medios de comunicación que acogió a los pequeños durante toda la mañana hasta que una prima de la madre se los llevó de allí, asegurando que estaban totalmente traumatizados. “Se te parte el corazón cuando oyes al niño decir que su papá ha disparado a su mamá”.

En el portal de casa

Tan solo 30 horas después de este primer suceso, dos hermanas de 8 y 10 años presenciaron cómo su padre asaltaba y apuñalaba hasta la muerte a su madre cuando las tres entraban en el portal de su edificio, en el barrio madrileño de Ciudad Lineal. Las menores corrieron hacia su vivienda y una de ellas pidió auxilio por la ventana: «Salven a mi mamá, sálvenla, por favor».

El asesino, de nacionalidad ecuatoriana y 43 años, fue detenido por agentes de la Policía Nacional en la calle. Según los vecinos, la mujer, de origen paraguayo, había echado de casa a su marido hacía una semana. Bebía con asiduidad y era muy violento. La víctima ya le había denunciado en varias ocasiones por maltrato, por lo que un juez llegó a dictar una orden de alejamiento contra el agresor cuando la pareja residía en Navalcarnero, hace aproximadamente un año.

Los médicos observaron hasta seis puñaladas en el tórax, aunque también presentaba una docena de heridas de arma blanca menores, seguramente producidas cuando ella intentó defenderse de su agresor. La niña mayor fue la que avisó al 112 con el teléfono de su madre, tras lo que salió a la ventana del inmueble familiar a pedir ayuda.

263 huérfanos desde 2003

Desde que, en 2013, comenzaron a contabilizarse cuántos niños quedaban huérfanos tras el asesinato de su madre a manos de su pareja o expareja —en la mayoría de los casos, el padre de los niños—, la cifra asciende a 263: 32, en 2019; 40, en 2018; 26, en 2017; 29, en 2016; 51, en 2015; 43, en 2014 y 42, en 2013. Lo que no discrimina la estadística, es el número de los que han sufrido el trauma añadido de presenciar la muerte de su madre. Un repaso a la hemeroteca arroja la cifra de, al menos, 11 en los últimos 12 meses.

En la lista están, además de los cuatro niños de Valga y Madrid, el pequeño alemán Jonas, de 5 años, que el pasado 23 de abril logró escapar de la cueva de Adeje (Santa Cruz de Tenerife), donde su padre había llevado a la familia de excursión, tras contemplar cómo mataba a su madre y a su hermano mayor, de 10 años.

42 mujeres asesinadas

Este año, 42 mujeres han perdido la vida a manos de sus parejas o exparejas. La mayoría de ellas, 29 casos, convivían con la pareja, y tan solo nueve habían denunciado malos tratos previos. Cinco de estas nueve denuncias terminaron en una orden de alejamiento, que en tres de los casos se quebrantó al cometer el crimen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here