Acusado de la manada de Sabadell asegura que la víctima se abalanzó sobre él

El principal acusado del juicio por una violación múltiple en Sabadell ha reconocido haber mantenido relaciones sexuales con la chica pero declara que fueron "consentidas"; los otros tres investigados han asegurado que no estaban en el lugar de los hechos, tratando de eludir la condena como cooperadores necesarios.

Acusado de la manada de Sabadell asegura que la víctima se abalanzó sobre él
Uno de los cuatro acusados por la violación grupal de Sabadell a su llegada este miércoles al juicio| EFE

El mismo fiscal que durante la primera sesión del juicio de la “manada de Sabadell” se excedió en su discurso y acorraló a la víctima con un cruel interrogatorio ha solicitado este miércoles, durante la última sesión del proceso judicial, la condena de los cuatro acusados por violar en grupo a una chica de 18 años en Sabadell en 2019.

La prueba del cargo sobre la que se apoya el controvertido fiscal, Eduardo Gutiérrez, no es otra que la misma declaración de la víctima que ayer parecía poner en duda con reiteradas preguntas del estilo “¿Está segura de eso?”, “¿Cómo le agarraba?”, “¿Qué llevaba puesto?, “¿A qué se refiere con ‘violencia’?” o ¿Recuerda si eyaculó o no?, que formulaba insistentemente interrumpiendo a la mujer, una y otra vez, mientras esta revivía la agresión sexual entre lágrimas. 

Tan solo un día después de la discutible actuación, en la sesión celebrada el miércoles, a su criterio, el testimonio ofrecido por la chica ante el tribunal es “un relato perfectamente verídico y creíble” y que da veracidad a las tres agresiones consecutivas que la joven sufrió en una nave ocupada el 2 de febrero de 2019. La revictimización a la que fue sometida la mujer, hoy de 20 años, con esta cuestionable praxis del fiscal ha servido para que Gutiérrez admita la veracidad de una versión “consistente y uniforme” que la chica ha mantenido “invariable” durante estos dos años y sobre la que finalmente el fiscal sustenta la petición de una sentencia condenatoria. 

Reprimenda al fiscal

Sin embargo, esta solicitud no lo ha eximido de un duro correctivo por parte de su compañera. La fiscal de sala delegada de violencia contra la mujer, Pilar Martín, ha cuestionado la actuación de Gutiérrez en la víspera y ha sacado a la palestra su falta de empatía y de sensibilidad con la víctima. «Parece que en lugar de estar cuestionando al enjuiciado la está cuestionando a ella», espetó Martín en referencia a las formas con las que su compañero condujo el interrogatorio, con interrupciones constantes y preguntas sobre detalles innecesarios, mientras la chica recordaba ahogada entre lágrimas la terrible violación de la que fue víctima. En su intervención ha aprovechado, además, para recordar que estas praxis “no deberían de ocurrir nunca”. 

El fiscal, ajeno a las críticas, ha ratificado su petición de entre 37 y 41 años de cárcel para los cuatro acusados y ha refutado los argumentos de la defensa. “Se produjo una agresión sexual y no una relación consentida”, ha argumentado. Además de la declaración de la chica, el fiscal se ha apoyado en las declaraciones de los testigos y de los profesionales que atendieron a la chica en los primeros momentos tras la agresión, así como en las pruebas de ADN realizadas por los peritos.

Declaración de los procesados

Durante la sesión de este miércoles ha sido el turno de los cuatro procesados: uno como presunto autor de la agresión sexual y los otros tres como cooperadores necesarios al no haber impedido la violación. 

«Me besó el cuello, se abalanzó sobre mí y nos acostamos», ha declarado el principal investigado del caso que ha intentado culpabilizar a la víctima y convencer al tribunal de que lo que pasó en aquella nave abandonada fue una relación sexual consentida y no una violación. Los otros tres acusados se han limitado a responder a las preguntas de sus abogados y han negado que se encontrasen en la sala contigua a la que se produjo la agresión, tratando de eludir una condena como cooperadores necesarios.

Aunque uno de ellos ha reconocido que coincidió con la joven en el bar en el que fue interceptada, ha asegurado ante la sala que cuando llegó a la nave, donde fue detenido posteriormente, la chica ya se había ido. Otro de los acusados ha argumentado que abandonó la nave antes de que llegase la joven y que pasó aquella noche en la casa de un amigo en compañía de su novia. El último mantiene que se pasó la noche de fiesta y que no llegó a la nave hasta el día siguiente. Sin embargo, la joven ha reconocido a uno de ellos en el lugar y en las imágenes captadas por las cámaras de seguridad del bar se puede ver cómo uno de ellos sigue a la chica cuando esta sale del establecimiento. 

Violación múltiple en una nave abandonada

Los hechos delictivos que están siendo juzgados tuvieron lugar durante la madrugada del domingo 3 de febrero de 2019 en Sabadell (Barcelona). La víctima, que en aquel momento tenía 18 años, fue abordada en un local de ocio nocturno por un hombre, que no ha sido identificado. 

Según el testimonio de la chica, el hombre la sujetó por el cuello, la arrinconó y la agredió sexualmente en el interior del establecimiento. Presa del pánico y aturdida tras la agresión, el hombre la obligó a acompañarlo a una nave abandonada en la que vivían varios de los hoy acusados y donde fue violada por hasta tres jóvenes hasta que, ya por la mañana, pudo huir de sus captores y pedir ayuda. La versión de la joven ha sido avalada por las pruebas biológicas realizadas por los peritos donde se ha extraído el perfil genético de dos de los acusados.

Solo cuatro de los nueve investigados en el banquillo

En aquel momento, los Mossos detuvieron a nueve personas por su presunta vinculación con esta agresión sexual. Sin embargo, el juez solo ordenó la entrada en prisión preventiva de dos de ellos al no considerar riesgo de fuga, con la obligación de comparecer cada quince días a los juzgados. Sin embargo, uno de los investigados aprovechó que estaba en libertad vigilada para darse a la fuga y permanece en paradero desconocido. 

Por lo tanto, de los nueve investigados inicialmente, finalmente solo cuatro se han sentado en el banquillo de los acusados: Mohamed A. como autor material de la violación, acusado de un delito de agresión sexual y otros tres, J.B., R.O. y M.B., acusados de delitos de agresión sexual como cooperadores necesarios ya que, aunque no tuvieron acceso carnal a la víctima, estuvieron presentes durante los hechos en una habitación contigua y no hicieron nada por evitarlo. Ahora, se enfrentan a penas de prisión que oscilan entre los 37 y los 41 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here